viernes, 10 de agosto de 2018

Puerto Rico reconoce que el huracán 'María' pudo dejar más de 1.400 muertos

MIAMI.- Parapetado casi un año tras una cifra inverosímil por baja, el Gobierno de Puerto Rico ha comenzado a reconocer públicamente el volumen real de muertes vinculables a los efectos del huracán María. Hasta la fecha el número oficial es 64, pero en un documento reciente se estima en más de 1.427.

El dato aparece en un borrador de julio de un informe del Gobierno de la isla al Congreso de EE UU en el que reclama fondos para la reconstrucción del país. Entre los daños provocados por el huracán María en septiembre de 2017, ya avanzado el documento –página 28–, se menciona la cantidad revisada de defunciones relacionables con la devastación. 
Dos páginas después, se atestigua que la cifra es "mucho mayor" que la del recuento inicial. En los últimos cuatro meses de 2017 hubo 1.427 muertes más de lo normal comparado con la media de los cuatro años anteriores.
La cifra incluiría muertes por causas directas o indirectas. En la versión final del informe, según indica una fuente del gobierno a The New York Times, se añadirá que estas defunciones "pueden ser o no atribuibles" al huracán María
En el borrador se anuncia que el número final de muertes vinculables al desastre lo establecerá un estudio encargado por el Gobierno de Puerto Rico a la Universidad George Washington, que se publicará próximamente.
En un estudio de Harvard divulgado en mayo, citado en el propio borrador, se estimaba que los fallecimientos por causa indirecta de María estarían entre una amplia horquilla que iría de los 800 a los 8.500, la mayoría por las graves carencias de atención médica en hospitales y domicilios que provocó la caída de la red eléctrica durante meses, afectando en especial a los dependientes de máquinas de diálisis y de oxígeno. Las zonas más afectadas fueron las golpeadas de lleno por el huracán y las montañosas.
El huracán María arrasó Puerto Rico el 20 de septiembre de 2017 con vientos de hasta 250 kilómetros por hora. Fue el quinto huracán más fuerte que ha golpeado territorio de EE UU (Puerto Rico es un Estado Libre Asociado). Justo antes de chocar con la isla era un huracán de fuerza cinco –nivel máximo– y al llegar a la isla se degradó ligeramente a cuatro.
Medio millones de hogares (en un país de 3,3 millones de habitantes) sufrieron daños. Decenas de escuelas tuvieron que cerrar y muchos hospitales estuvieron semanas funcionando bajo mínimos. Los desperfectos en infraestructuras públicas, según el gobierno, sumaron unos 30.000 millones de dólares. 
Para el plan de reconstrucción, Puerto Rico pide a Washington 139.000 millones de dólares, incluidos 33.000 para vivienda, 30.000 para suministro de agua y 26.000 para el servicio eléctrico, según el diario español El País.

domingo, 15 de julio de 2018

Los «criptohippies», a la conquista de Puerto Rico


SAN JUAN.- «¡Vamos a cambiar el mundo!», se gritan extasiados dos jóvenes, las caras sudadas, los ojos brillantes, a altas horas de la noche una galería de arte en San Juan. Se acaban de conocer en una fiesta que celebra la llegada de una nueva criptomoneda, Good Money. Pero comparten la epifanía de que el dinero –mejor dicho, el nuevo dinero digital– puede ser bueno y mejorar la sociedad, relata un enviado especial de Abc, de Madrid. 

Incluso recuperar a un país devastado por un huracán, como Puerto Rico, que todavía tiene las heridas abiertas por «María», que destrozó la isla en septiembre del año pasado. Es uno de los muchos eventos relacionados con «blockchain» y las divisas digitales que se han celebrado en lo que va de año en la capital de Puerto Rico, convertida a su vez en la capital de la incipiente «criptoutopía» que quieren construir algunos de los nuevos millonarios surgidos con el «boom» de esta tecnología.
No muy lejos de allí, en el hotel Vanderbilt (en la imagen), uno de los más lujosos frente al mar Caribe, se celebra una conferencia sobre las oportunidades que las criptomonedas y la tecnología blockchain suponen para la isla. La fauna en el vestíbulo es heterogénea: expertos en tecnología con pinta de jugadores de rol, tiburones de Wall Street bronceados, burócratas isleños y jóvenes inversores que parecen recién salidos de Burning Man, con bigotes, colgantes, ropas étnicas, tatuajes y mirada idealista.

Pierce, el moisés

Algunos están de paso, en busca de oportunidades de negocio, establecer contactos y empaparse de las últimas tendencias. Otros aseguran que han venido a quedarse para construir una sociedad nueva con la promesa libertaria de las criptomonedas: descentralización, transparencia, accesibilidad.
El «moisés» del movimiento es Brock Pierce. Fue actor en su infancia, pero no tardó en cambiar los platós por las inversiones tecnológicas. Apostó pronto por las criptomonedas e hizo una fortuna enorme. 
Con sombrero de ala ancha, chaleco de cuero y tintineo de abalorios aterrizó en diciembre en Puerto Rico con el objetivo de montar una nueva sociedad apoyada en la tecnología blockchain y con sabor «new age».
 Un artículo de «The New York Times» describía la corte de inversores que le había seguido, a mitad de camino entre el culto mesiánico y la oportunidad de negocio. Pierce ejecutaba rituales –se introducía en el tronco de un árbol, besaba los pies a un anciano, bendecía un cristal en el agua– mientras hablaba de comprar terrenos para levantar su sueño. 
En un primer momento, alquiló junto a otros inversores The Monastery, un pequeño hotel en medio del Viejo San Juan, cerca de donde aparcan los cruceros del Caribe, y lo convirtió en el centro de sus operaciones.
Para muchos, el verdadero motivo que ha provocado la marea de millonarios es más mundano de lo que aparenta el discurso de Pierce y sus seguidores: impuestos. El pegamento que une a un encorbatado de Wall Street, un «burner» de Los Ángeles y a un millonario de Silicon Valley es rebajar al máximo la factura fiscal. 
Puerto Rico, que ya era un paraíso natural, se ha convertido en un paraíso fiscal. La reciente normativa ofrece a quienes trasladen su empresa un impuesto de sociedades del 4% –muy por debajo de EE.UU., incluso tras la reforma fiscal de Trump, que lo dejó en el 21%–, del 0% para los dividendos y, lo que es el gran caramelo para los criptomillonarios–, del 0% para ganancias de capital.

La California de los 70

Uno de los inversores establecidos en la isla es Franck Nouyrigat, con varios proyectos con criptomonedas. «Puerto Rico se va a convertir en un lugar increíble para trabajar mientras se disfruta de un estilo de vida atractivo y barato. Como California o Florida en los 70 y 80», explica. Para él, las razones de mudarse a la isla caribeña son tres: «El 0% en impuesto de ganancia de capital, el estilo de vida y que es un lienzo en blanco en el que construir un país 2.0 mientras se ayuda a la economía local».
«Yo no identificaría este sector como algo a lo que darle prioridad», explica Miguel Soto, presidente del Centro para una Nueva Economía, el «think tank» más prestigioso.
«Lo cierto es que se han interesado por Puerto Rico, no sé si por las razones correctas o no. Buscan sitios con bajas contribuciones fiscales y flexibilidad, y quizá se les estén haciendo concesiones que no se haría en otros lugares, hay que tener cuidado con eso», advierte. Sin embargo, reconoce que, en la situación en la que está la isla «no nos podemos dar el lujo de descartar muchas cosas».
Muchos de los criptoinversores aseguran que su presencia ayudará a levantar la economía de la isla, ahogada por la deuda y con los servicios públicos bajo mínimos. La paradoja es que los propios puertorriqueños no pueden disfrutar de las ventajas fiscales que sí tienen los inversores que vienen de fuera.
Eso, unido a la desconexión aparente entre los nuevos criptomillonarios y los problemas de buena parte de Puerto Rico –unos hablan de crear una utopía tecnológica, otros llevan meses sin acceso siquiera a electricidad– ha provocado recelo en la isla, donde algunos hablan de «criptocolonialismo».

martes, 29 de mayo de 2018

El huracán 'María' mató en Puerto Rico a más de 4.600 personas

WASHINGTON.- La cifra de muertos por el paso del huracán María en Puerto Rico el año pasado puede ser de más de 4.600 fallecidos, muy por encima de los 64 que fueron reportados oficialmente, según un estudio publicado hoy en la revista científica New England Journal of Medicine.

"Nuestros resultados indican que la cifra oficial de 64 es una sustancial infravaloración de la verdadera mortalidad tras el huracán María", se indica en el estudio elaborado por la escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en colaboración con las universidades Carlos Albizu y Ponce, en Puerto Rico.
Con rachas de vientos de casi 250 kilómetros por hora y fuertes lluvias que causaron inundaciones catastróficas, hubo muchas maneras de que el huracán causara muertes entre el 20 de septiembre, fecha en que la tormenta tocó tierra en la isla caribeña, y diciembre de 2017, se explica en el reporte.
El estudio se basó en una encuesta aleatoria a 3.299 hogares en Puerto Rico, a los que se preguntó sobre las muertes y las causas de estos fallecimientos entre la llegada de la tormenta y el final del año.
Al comparar los resultados con datos del año anterior, se llegó a la conclusión de que habían perecido 4.645 personas más que en el mismo periodo de 2016, especialmente debido a la incapacidad de tratar enfermedades crónicas en los centros hospitalarios.
Los investigadores afirmaron que "estas cifras servirán como una importante comparativa independiente a las estadísticas oficiales de datos de muertes registradas, que están actualmente siendo revisadas, y subrayan la falta de atención del Gobierno de EE.UU. a las frágiles infraestructuras de Puerto Rico".
En este sentido, el estudio remarcó que el 83 % de los hogares encuestados estuvo sin acceso a la red eléctrica durante los últimos tres meses del pasado año.
De confirmarse estos datos, María, que tocó tierra como huracán de categoría cuatro, habría dejado más muertos que el Katrina, que asoló Nueva Orleans en 2005 y dejó un saldo mortal de más de 1.880 fallecidos.

domingo, 27 de mayo de 2018

Florida declara el estado de emergencia por la llegada de ‘Alberto’


MIAMI.- El gobernador del estado norteamericano de Florida, Rick Scott, ha declarado el estado de emergencia en toda la región con motivo del acercamiento de la tormenta subtropical ‘Alberto’, citando motivos de seguridad ante la llegada de lluvias torrenciales y vientos de alta intensidad.

El gobernador ha establecido a través de su cuenta personal de Twitter, que ha declarado el estado de emergencia “para garantizar que el estado de Florida tiene los recursos necesarios que pueda necesitar para mantener a sus familias a salvo y estar preparado ante la llegada de lluvias torrenciales e inundaciones provocadas por la tormenta subtropical ‘Alberto'”.
En la rueda de prensa que las autoridades locales han ofrecido en el centro de operaciones de Tallahasse, el gobernador ha instado a la población a “tomarse en serio” la tormenta, al tiempo que les ha advertido de su gravedad.
El Centro Nacional de Huracanes (NHC, según sus siglas en inglés) de Estados Unidos habría advertido el pasado viernes de que la tormenta subtropical ‘Alberto’ se mueve lentamente sobre el noroeste del mar Caribe y se espera que se fortalezca gradualmente en las próximas 48 horas mientras se dirige al Golfo de México.
La tormenta se encuentra a 160 kilómetros al sur-sureste de Cozumel, en México, con vientos máximos de hasta 65 kilómetros por hora, según ha afirmado el NHC con sede en Miami.
“Se esperan fuertes lluvias que afecten a la península del Yucatán, el occidente de Cuba, Florida y la costa noreste del Golfo durante este fin de semana”, ha señalado el NHC, que ha añadido que “se espera que Alberto disminuya su velocidad después de llegar hacia el interior”.
Además, se espera que ‘Alberto’ llegue mañana lunes a la costa estadounidense del Golfo.

Así serán los huracanes en el futuro

MADRID.-El próximo viernes arranca la temporada de huracanes en el Atlántico. El pronóstico de la NOAA (Agencia Nacional del Océano y la Atmósfera de Estados Unidos) indica que será más activa de lo normal. El organismo científico predice entre 10 y 16 tormentas tropicales, de las cuales la mitad se convertirían en huracanes y al menos cuatro podrían transformarse en huracanes mayores, con una categoría tres o superior.

Este pronóstico coincide con la publicación de un estudio del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) que ofrece un retrato sobre los huracanes del futuro. «Es probable que el calentamiento antropogénico cause que los ciclones tropicales sean más intensos en promedio. Esto implicaría un aumento aún mayor en la capacidad destructiva potencial de una tormenta», explica a La Voz de Galicia, Tom Knutson, meteorólogo de la NOAA. 
La investigación, que ha analizado 22 tormentas tropicales, concluye que los huracanes serán más fuertes, lentos y con mayor capacidad de generar precipitaciones. «Los modelos proyectan un aumento del orden del 10 y 15 por ciento de lluvia en una área de cien kilómetros alrededor centro de la tormenta», añade Knutson. 
Los científicos han realizado una proyección a partir de huracanes que se han formado en los últimos años. Uno de ellos fue el ciclón Ike, que en el 2008 provocó vientos de hasta 280 kilómetros por hora que sembraron el caos en el Caribe y dejaron 180 fallecidos. 
Ese mismo huracán tendría a finales de siglo vientos un 13 % más intensos, sería un 34 % más húmedo y se desplazaría un 17 % más despacio. 
La velocidad de un huracán se encuentra entre los factores principales que influyen en su impacto. El año pasado, Harvey se convirtió en el huracán más lluvioso en Estados Unidos tras generar 1.200 litros por metro cuadrado en 48 horas. En parte por su lento movimiento, que le permitió alimentarse constantemente de la humedad que desprende el Caribe.
El cambio climático no solo provoca un calentamiento de la atmósfera sino también del océano. El aumento de la temperatura del agua podría incrementar la posibilidad de que los ciclones afecten a Europa en su camino de vuelta por un Atlántico más cálido. 
Los huracanes, a diferencia de las borrascas, se alimentan de aguas por encima de los 26 grados y llegarían al continente empujados por los vientos del oeste. Esto ocurrió el año pasado. Por primera vez en la historia, un huracán mayor, de categoría 3 afectó a Galicia. ¿Fue un caso aislado o el primero de muchos que están por llegar este siglo?.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Un Puerto Rico aún afectado se prepara para la temporada de huracanes

SAN JUAN.- El año pasado el huracán María castigó duramente el Caribe. Amplias zonas de Puerto Rico siguen sin electricidad, y muchos portorriqueños han emigrado ante la oscura perspectiva de una recuperación mucho más lenta de lo esperado. 

Pese a ello, la institución de EEUU encargada de restablecer el sistema eléctrico, la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) se dispone a abandonar la isla, y solo una petición en el último minuto del Gobernador de Puerto Rico, apelando al "frágil estado" de las instalaciones, ha logrado que este organismo acceda a mantener la mayoría de los generadores sobre el terreno durante otros seis meses.
En ese contexto, Puerto Rico se prepara para la nueva temporada de huracanes, que comienza el mes que viene.

jueves, 12 de abril de 2018

Éxodo en Puerto Rico: miles de personas dejan una isla quebrada y devastada

SAN JUAN.- La economía de Puerto Rico entró en una delicada situación a lo largo de 2015. Su gobierno, sumido en una crisis fiscal de primera magnitud, empezó a contemplar la posibilidad de declararse en quiebra. El gobernador de la isla compareció en agosto ante los medios y afirmó que la deuda asumida por este antiguo territorio español es "impagable".

Por aquel entonces, las nóminas de los empleados se llevaban la mitad de los ingresos recaudados por Hacienda. Además, el gasto público era un 15% superior a los ingresos de la Agencia Tributaria, alimentando un fuerte aumento del endeudamiento. Semejante desbarajuste hizo que un grupo de expertos liderado por la economista Anne Krueger se desplazase a San Juan para estudiar una posible salida. Su a fue demoledora: o Puerto Rico reducía un 20% el gasto público o terminaría en bancarrota.
Pese al aumento de la demanda inducido por la falta de austeridad del gobierno insular, la cruda realidad es que apenas el 40% de la población adulta estaba ocupada en 2015, mientras que el resto de la población se debatía entre el mercado negro, el subempleo, el paro o la indigencia.
Ya entonces se puso encima de la mesa la posibilidad de desanclar el salario mínimo de los estándares estadounidenses, pero Washington no dio el paso y, en consecuencia, sigue siendo ilegal trabajar por menos de 1.159 dólares mensuales, un umbral significativamente elevado para el nivel de desarrollo puertorriqueño. 
También se habló entonces de abolir las leyes de cabotaje, que limitan la entrada de barcos a aquellos que sean de tripulación, bandera y fabricación estadounidense. Se estima que las importaciones son un 20% más caras como consecuencia de estas normas, pero Estados Unidos solo se ha abierto a una derogación parcial y temporal de dichos dictámenes.
Ante semejante panorama, no sorprende que Puerto Rico terminase declarándose en quiebra el pasado mes de mayo de 2017. Aunque los acreedores llegaron a acordar un recorte del 80% en los pagos de los intereses de al deuda, la isla fue incapaz de superar los desequilibrios fiscales acumulados durante décadas. Aquello no solo fue un golpe a la economía puertorriqueña, sino que también indujo un notable pánico financiero en otros territorios de ultramar que también atraviesan dificultades, caso de las Islas Vírgenes, Samoa, Guam…
Pero, si acaso la situación no era lo suficientemente desesperada, el pasado año estuvo marcado por una catástrofe humanitaria de primera magnitud: el devastador impacto de los huracanes Irma y María, que golpearon a Puerto Rico entre agosto y octubre. El primero de ellos dejó a las ínsulas de Culebra y Vieques en una situación desastrosa y, además, cortó el acceso al suministro eléctrico de más de un millón de personas. El segundo fue aún más duro y generó pérdidas cercanas a los 90.000 millones de dólares, suficiente para convertirse en el tercer ciclón tropical más costoso de la historia.
Es difícil saber cuánta gente ha abandonado la isla desde entonces. Solo en los últimos meses de 2017, el número de pasajeros puertorriqueños que reservaron un vuelo de ida a Estados Unidos sin asegurarse también un billete de vuelta ascendió a 179.000. El Centro Hunter estima que este éxodo va a continuar en 2018 y 2019, hasta dejar a la isla sin 470.000 habitantes o, lo que es lo mismo, el 14% de su población. Florida es el destino predilecto, con Orlando como ciudad de cabecera de la nueva diáspora.
Se da la paradoja de que, desde el año 2006, hay más puertorriqueños viviendo en Estados Unidos que en la isla. Mientras que la población del antiguo territorio español ha caído al entorno de los 3 millones con sesgo a la baja, el número de puertorriqueños residentes en el país del Tío Sam supera ya el umbral de los 5,4 millones de personas.

viernes, 16 de marzo de 2018

Toys 'R' Us anuncia oficialmente la liquidación de su negocio en Estados Unidos y Puerto Rico


NUEVA YORK.- Toys 'R' Us anunció hoy oficialmente su intención de comenzar a liquidar todo su negocio en Estados Unidos y Puerto Rico, un movimiento que previsiblemente llevará al cierre de las 735 tiendas que tiene allí y que deja en el aire el futuro de cientos de establecimientos en otros países.

La compañía, que el pasado septiembre se había acogido a un proceso de bancarrota, presentó este jueves el plan ante un tribunal de quiebras estadounidense.
La decisión, según explica en esos documentos, llega después de que sus principales acreedores hayan determinado que la mejor forma de recuperar lo que se les debe es liquidar el inventario de las 735 tiendas que quedan en EE.UU. y proceder a un cierre ordenado de las operaciones en el país.
En un comunicado, Toys 'R' Us dijo que dará más detalles de sus planes de liquidación a corto plazo.
Además, confirmó que está llevando a cabo un proceso de "reorganización y venta" de sus operaciones en Canadá, Asia y Europa Central, incluidas Alemania, Austria y Suiza.
Mientras tanto, los negocios en España, Portugal, Francia, Polonia y Australia "están considerando sus opciones a la luz de este anuncio, incluyendo posibles procesos de venta en sus respectivos mercados", señaló la compañía.
Hoy, la cadena de jugueterías ya había dicho que estaba estudiando su viabilidad en España, así como la posibilidad de vender el negocio en el país, donde cuenta con 53 tiendas y 1.600 empleados.
Lo hizo después de que el máximo responsable de la empresa, David Brandon, considerase este miércoles probable la liquidación de las operaciones españolas y en otros países, según una conferencia con empleados a la que tuvo acceso The Wall Street Journal.
Toys 'R' Us abrió en 1991 su primera tienda en España, fue en Barcelona, y ese mismo año abrió otros ocho centros más en el país hasta llegar a crear una red de 50 tiendas en toda la geografía española, según indica en su página web.
Este miércoles, la empresa ya había anunciado que cerrará todas sus jugueterías en el Reino Unido durante las próximas seis semanas, una decisión que dejará a más de 3.000 personas sin trabajo.
Toys 'R' Us dijo hoy que, como parte de sus negociaciones para vender su negocio en Canadá, está discutiendo la posibilidad de traspasar 200 establecimientos en EE.UU. junto a las tiendas del país vecino.
Mientras las conversaciones continúan, sin embargo, la empresa solicitó permiso al tribunal de quiebras para liquidar el inventario de todas sus jugueterías estadounidenses, con la posibilidad de dar marcha atrás en el caso de aquellas incluidas en la operación canadiense.
En un comunicado, Brandon se declaró hoy "muy decepcionado" por la situación, pero dejó claro que Toys 'R' Us ya no dispone de "apoyo financiero" para continuar su negocio en EE.UU.
"Estamos por ello implementando un proceso ordenado para cerrar nuestras operaciones en EE.UU. y buscaremos ventas o reorganizaciones de algunos de nuestros negocios internacionales, mientras otros negocios internacionales consideran sus opciones", añadió.
En todo el mundo, Toys 'R' Us cuenta con unas 1.600 tiendas y con aproximadamente 60.000 empleados, una cifra que se dispara a más de 100.000 durante el periodo navideño.
Según los analistas, el anuncio de la cadena tendrá un importante impacto no sólo para los empleados, sino también para los fabricantes de juguetes, que se pueden quedar sin uno de sus mayores distribuidores.
Las acciones de Mattel en la Bolsa de Nueva York perdían hoy más de un 2,93 % pasada la media sesión, mientras que las de Hasbro retrocedían un 1,27 %.

domingo, 4 de marzo de 2018

Piden a la representante de Puerto Rico en EE.UU. que atienda la crisis eléctrica en la isla

SAN JUAN.- El presidente de la Asociación de Alcaldes de Puerto Rico, Rolando Ortiz, solicitó a la representante de la isla ante el Congreso en Washington, Jenniffer González, que gestione una reunión urgente con la dirección del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos para que sea restablecido el servicio eléctrico.

"A nombre de nuestra matrícula -45 de los 78 municipios- pero sobre todo de los cientos de miles de ciudadanos que aún están a oscuras a casi seis meses del paso de los huracanes Irma y María, le solicitamos a González que nos ayude en este esfuerzo", informó Ortiz en un comunicado de prensa.
Ortiz indicó que la reunión en la isla en la que participaron una gran mayoría de alcaldes locales, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, y directivos del Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadounidense "no tuvo efecto alguno, más allá de repasar lo que todos sabemos".
Jenniffer González, por su parte, dijo hoy, tras reunirse con varios congresistas republicanos, que urge el restablecimiento total del servicio eléctrico en la isla tras el huracán María porque la desesperación consume a los puertorriqueños.
"Ella entiende bien lo que está pasando porque lo ha visto en la gente. Esa sensibilidad es lo que nos lleva a solicitarle esta reunión urgente. Se afecta la gente, las escuelas, los comercios, las industrias y no vemos sentido alguno de urgencia", añadió Ortiz.
Además, el líder los alcaldes asociados desmintió el nivel de electrificación que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) de Puerto Rico publica a diario.
"Nadie se cree que hay un porcentaje alto de gente con servicio. Por ejemplo en Cayey 18 de los 22 barrios siguen a oscuras, en Morovis más del 50 % de la gente no tiene servicio, lo mismo en San Lorenzo, Yabucoa, Patillas, en tantos otros municipios la realidad que vive la gente es otra, es de desesperación", precisó Ortiz.
Mientras tanto, la AEE anunció que es probable que para el 15 de marzo hayan llegado todos los materiales necesarios para restaurar completamente el servicio de electricidad en la isla.

Unos 350 barcos han sido removidos en Puerto Rico tras los huracanes Irma y María

SAN JUAN.- La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) de Puerto Rico, Tania Vázquez Rivera, anunció que ya más de 350 embarcaciones hundidas o encalladas han sido removidas de las costas de la isla, tras el paso de los huracanes Irma y María.

Los trabajos de remoción, solicitados por el DRNA a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias en septiembre pasado, se lograron por la intervención de la Guardia Costera de Estados Unidos, agencia que, junto a la agencia local, intervino, orientó y ayudó a los dueños de embarcaciones en toda la isla.
"Esta es una misión nunca antes hecha en Puerto Rico. Con ella se removieron más de 350 embarcaciones que, de otra forma, hubiesen quedado en nuestras costas amenazando ecosistemas sensibles como arrecifes de coral, mangles y hierbas marinas", dijo la funcionaria.
"Estas embarcaciones eran también un peligro para la navegación y tenían un efecto negativo en la industria del turismo, interrumpían estéticamente el paisaje e impactaban marinas, teniendo un efecto sobre la economía y negocios locales", agregó la titular del DRNA.
La también presidenta de la Junta de Calidad Ambiental dijo además que de haber permanecido estas embarcaciones en el entorno costero, eventualmente, se convertirían en escombros que afectarían otros ecosistemas, aumentando la huella de impacto y el daño ambiental.
"La remoción de una embarcación, no solo elimina la amenaza al ambiente y efecto estético que hace que deprecien las propiedades y el valor turístico, sino que disminuye la posibilidad de que el área se convierta en lugar de depósito ilegal de embarcaciones abandonadas, según han demostrado algunos estudios", explicó.
La misión se logró en seis meses, luego que las agencias involucradas establecieran un plan de trabajo intenso para identificar atender, clasificar y disponer de las embarcaciones de forma adecuada.
"Lo que se logró va a proteger a los ciudadanos de Puerto Rico, los recursos naturales, la industria del turismo, las pesquerías y la economía local por muchas generaciones", puntualizó la funcionaria.